miércoles, 11 de enero de 2012

                                                 " LOS YINN "
                  Alá, según la tradición islámica, hizo a los ángeles
                  con luz, a los Yinn con fuego y a los hombres con
                  polvo. Hay quien afirma que la materia de los
                  segundos es un oscuro fuego de humo. Fueron
                  creados dos mil años antes de Adán, pero su
                  estirpe no alcanzará el día del juicio final.
                  Al - Qazwini los definió  como " vastos animales
                  aéreos de cuerpo transparente, capaces de asumir
                  varias formas". Al principio se muestran como nubes
                  o como altos pilares indefinidos; luego, según su
                  voluntad, asumen la figura de un hombre, de un
                  chacal, de un lobo, de un león, de un escorpión o de
                  una culebra. Algunos son creyentes; otros, heréticos
                  o ateos. Antes de destruir un reptil debemos pedirle
                  que se retire, en nombre del Profeta; es licito matarlo
                  si no obedece. Pueden atravesar un muro macizo o
                  volar por los aires o hacerse bruscamente invisibles.
                  A menudo llegan al cielo inferior, donde sorprenden
                  la conversación de los ángeles sobre acontecimientos
                  futuros; esto les permite ayudar a magos y adivinos.
                  Ciertos doctores les atribuyen la construcción de las
                  pirámides o, por orden de Salomón, hijo de David,
                  que conocía el todopoderoso nombre  de Dios, del
                  templo de Jerusalén.
                  Desde las azoteas o los balcones lapidan a la gente;
                  también tienen el hábito de raptar mujeres hermosas.
                  Para evitar sus depredaciones conviene invocar el
                  nombre de Alá, el Misericordioso , el Apiadado. Su
                  morada más común son las ruinas, las casas deshabi-
                  tadas, los aljibes, los ríos, y los desiertos. Los
                  egipcios afirman que son la causa de las trombas de
                  arena. Piensan que las estrellas fugaces son dardos
                  arrojados por Alá contra los Yinn maléficos.
                  Iblis es su padre y su jefe.

                 Jorge Luis Borges.
                 El libro de los Seres Imaginarios
                 Martínez, septiembre, 1967
                 Emecé  Editores, 1978
                 Edición en Club Bruguera
                 Agosto, 1980.

                 Ricardo Cordeiro
                 Derviche - errante                

No hay comentarios:

Publicar un comentario